Thursday, July 30, 2009

Doble post literario

Bueno, mi blog está, definitivamente, en crisis de lectores... mas aguantaré, y haré algo que se me había pasado: poner mis trabajos literarios aquí antes de pasarlos al Realm of the Rover. Así que a los pocos que aún me leen, les toca doble.


Primero, una tarea que terminó volviéndose un subjetivo poema.


Poetry (Attempt at Definition)


unless it comes unasked out of your
heart and your mind and your mouth
and your gut,
don't do it.
-Charles Bukowski, “So You Wanna Be a Writer?”


His count of enchanted objects had diminished by one.
-F. Scott Fitzgerald, The Great Gatsby



Soft sweet snake, scurrying, gnawing for food at the back of the brain—
The wide eyed ghost inside the mirror, gaping silent at the unfolding scene—
Electric fingertips of nightfall: blanket for rolling plains of skin.
The moon’s quiet, ceaseless ministry, underneath the veil of blue-sky dreams.
The deep silence of prayer, crowned by laurel, yet on your knees—
Sunshine in forgotten evenings, eyes to watch the end of the day—
It sings slowly, like a shadow, lost in a hide-and-seek game:
Tunes its blue guitar and rambles through the mind-alleys again…
The crime and wishes that wander through the usual lonely streets
(For it has never been strung out of the golden milk of days)
And it dances and develops in a thousand hidden ways
Labyrinth-like, as forgotten, otherworldly pencil signs
In a mathematics notebook: they serpent and they fly,
Lost among the lines, fool the one who thinks they shall stay and never flee,
They place the magic mirror o’er the vision of the ones chosen to see.
The only proof of our existence, mournfully standing beside
Time’s friendless tombstone, watching the Milky Way die.
The illusion of, in mortality, seeing the shooting star of life.
A new world, reinvented in your cold and lying eyes.



Luego, un divertimento.


La criatura


Se acercó una vez más a la cueva. Sí, la criatura estaba ahí; la había visto muchas veces rondar en las cercanías y no se había atrevido a cazarla. Le daba mucho miedo; sin embargo, en este momento la habría cazado si no fuera porque sentía que no llevaba las armas necesarias para sostener una batalla. Sus especulaciones no paraban ahí: también le daba mucho miedo pensar que él podría alejarse de la cueva y que el monstruo podría salir silencioso detrás de él. Entonces se hallaría indefenso; la criatura lo tomaría por sorpresa y de seguro sería su fin.
Pero no podía quedarse ahí todo el día, viendo a ver si algo salía o se quedaba en la oscuridad de la cueva. Había que volver a la aldea; comer, proteger a su pareja indefensa. No podría pelear contra la bestia confiando solamente en sus habilidades luchísticas. Mañana, mañana lo intentaría.
Llegó a la mañana siguiente con una fórmula mágica. El gran mago de la tribu le había dicho que era absolutamente efectiva; que podría así vencer a la espantosa criatura. Habría que tomar el riesgo, mas esto lo hacía por salvar a su aldea…
Su heroísmo y valor parecieron apagarse cuando llegó a la cueva; la bestia rondaba por fuera, sin atreverse a avanzar, pero él podía verla en todo su horror. Se agachó, deseando no ser visto, y, algunos segundos después, por un impulso adrenalínico, brincó al encuentro del monstruo, rociándolo con la fórmula mágica. El resultado no se hizo esperar, pero no como él deseaba; la criatura saltó hacia él. Le entró el pánico, sobre todo al sentir las gruesas patas de la bestia en su cara. Agitó los brazos a diestra y siniestra intentando liberarse; finalmente, el monstruo lo dejó en paz y se fue, mas no hubo tiempo de un respiro de alivio, pues aquella amenaza se dirigía en tremenda carrera hacia su hogar.
Empezó a correr tras ella, tropezando; varias veces estuvo a punto de darse un buen golpe. A pesar de que no perdía de vista a la bestia, le sorprendió lo rápido que corría. Él, detrás, le arrojaba todo lo que tenía a su paso, hasta la botella con la pócima, mas no pudo acertar.
La criatura se estaba acercando a la aldea. La situación se podría poner muy peligrosa. Se puso a pensar en qué hacer para que las cosas no se pusieran feas; por poco suelta un grito al ver que su mujer, su amada, caminaba a su encuentro. No parecía haberse percatado de lo que sucedía. El monstruo, entonces, dio un giro y siguió corriendo, pero ahora se dirigía hacia la mujer. El terror lo alteró de tal manera que se torció el tobillo al tratar de correr aún más rápido. Se quedó tirado en el piso, aferrándose la torcedura con ambas manos, incapaz de ponerse en pie. Su esposa estaba indefensa ahora. Era demasiado tarde. Cerró los ojos, incapaz de enfrentar lo que seguramente sucedería. El grito taladrante de su mujer le heló la sangre…
Un crujido le hizo abrir los ojos. A unos metros de distancia, en la enorme sala, su mujer se encontraba de pie… asustada, sí, pero aún de pie… y la cucaracha grandísima, aquel monstruoso insecto, estaba destripada bajo uno de los tacones de aguja de su esposa.
Intentó ponerse en pie, pero no pudo. El tobillo aún le punzaba por la torcedura, así que se quedó en el suelo, aferrándose el pie con ambas manos. Sí, la verdad sí, pensó mientras su mujer se acercaba y el veía los tacones a nivel del suelo. Son armas blancas… ¿por qué no lo pensé antes?
-¿Quieres que te ayude a levantarte?- preguntó su esposa, que lo miraba con una media sonrisa entre sarcástica y divertida.
-Estoy bien, estoy bien…- repitió él una y otra vez. La verdad, no se encontraba nada bien, pero intentó disimular sus dolores y ayudar a su esposa a recoger los floreros volcados, las figuritas de porcelana arrojadas contra la pared… y, por qué no, la botella de insecticida a la mitad del pasillo. Ella, después de enderezar algunas cosas, dejó caer sobre la mesa, con estrépito, unos rollos largos de papel y unos libros gruesos que llevaba en las manos. Él, que apenas se había podido inclinar por la botella de insecticida, se acercó, cojeando, a la mesa.
-Eso es tuyo- le dijo su mujer-. Es la tesis que me pediste acerca de la vida y la protección de la familia en la época de las cavernas.
-Sí... en verdad, te lo agradezco. Gracias por salir a la biblioteca.
Ella lo seguía observando; sabía que él no estaba bien del todo.
-Pero, en serio- le insistió- ¿estás bien?
-Sí, te lo juro que sí- respondió él, y se fue a sentar ante sus rollos, escondiendo su cara, fingiendo concentración, cuando en verdad quería esconderse de su esposa, de su sonrisa que ahora hasta parecía comunicar cierta piedad. Le dolía el tobillo, pero le dolía más saber que nunca podría ser el héroe de su mujer.



Read. And enjoy.

Tuesday, July 28, 2009

Videos de pena ajena: Billy Joel

La canción: "It's Still Rock n' Roll to Me".

Los bailaditos, las caras, el peinadito, el atuendito, el video que se maneja como a pantallazos... bueno, que ni la rola es de las mejores del señor Joel. Aquí es cuando una se da cuenta de que quizá Christie Brinkley, su modelo ex-mujer, sí lo quería...

Saturday, July 25, 2009

Some girls they love to let it fly...

Ya vine de donde andaba. Con agua hasta las orejas y unos piquetes en las piernas que me las dejaron tan terribles que ya estoy pensando a qué director de película de miedo se las puedo vender. Poll al final de la entrada. Es más, me dijeron que eran jejenes y yo con eso me acuerdo de las diez plagas bíblicas, y pienso que si los piquetes eran así, Dios se manchó con los egipcios. Pero a lo que iba.
Por eso, fue terriblemente desgastante para mí cuando, el segundo día de estancia, hartos de la playa que olía a gasolina por todas las lanchitas estacionadas, decidimos, mi familia y yo, buscar una playa alejada de la civilización. Ya habíamos encontrado una cuando mi madre decidió que quería ver si más allá estaba mejor la arena, o yo qué sé. Terminamos andando por Rocalandia, una pesadilla para mis picoteados pies. Por ahí me abrí el dedo con un tronco. Todo para que resultara con que la playa de atrás estaba mejor. ¿Alguien quiere llorar conmigo?
Luego, algo digno de programa: como la playa en ese lado ya estaba prácticamente abandonada y tan bonita, no faltaba quien la agarrara de playa nudista. Yes, I saw things. Mala noticia: no traigo fotos, for you both boys and girls.
Buenas noticias: sin contar los piquetes, no me quemé, no tuve problemas con los animadores (de hecho, eran muy buenas personas) y hasta conocimos gente interesante, como una pareja de chilenos que ya hasta nos ofrecieron casa por allá, un tipo de la Ibero quien en el antro del hotel ya estaba hasta el gorro con diez tequilas, y a un par de hermanos gringos, chico y chica, con quienes no sólo nos la pasamos muy bien mi hermano y yo, sino que además descubrimos que los gringos también washawashean las canciones (lo vimos cuando en el antro pusieron "De música ligera").

Así que digamos que me fue bien, y por lo tanto, una rola pa celebrar:


Girls of Summer
Aerosmith

When winter hush turns summer pink
In half the time it takes to blink
But it all depends on what'choo think
About the girls of summer

When all you think of all day long
Is a pretty face inside a song
With a thought like that you can't go wrong
About the girls of summer

Oh yeah... (Do you know... everybody knows now)

Some girls are all about it
Some girls they love to let it fly
Some girls can't live without it
Some girls are born to make you cry

Over & over again

My favorite thing that drives me wild
Is when a city girl walks a country mile
For a boy she loves God bless the child
Inside the girls of summer



Some girls are all about it
Some girls they love to let it fly
Some girls can't live without it
Some girls are born to make you cry

Yeah... over & over again
Yeah... yeah... yeah... yeah... yeah

They get'choo climbin' the walls
They get'choo caught in their spell
They get'choo speakin' in tongues
Could this be Heaven or Hell
To fall in love twice a day
Is such a sweet place to be


The best things about life are free
The pussywillow up your tree
To the one who climbs
They'll always be the girl... yeah

Some girls are all about it
Some girls they love to let it fly
Some girls no doubt about it
Some girls are born to make you cry

Some girls can't live without it
Some girls got twenty reasons why

Over & over & over & over & over...


Y la poll para la película de terror del próximo verano:

Aquí están mis pies.





a) Se los vendo a John Carpenter, quien hace conmigo la secuela de La Cosa. Porque claro, piquetes así sólo pueden ser culpa de un virus alien, y yo acabo perdiendo mi linda cara y me vuelvo un monstruo espantoso que mata gente. La película se vuelve un churro de culto y la venden en puestos especializados.

b) Le vendo mis pies a David Cronenberg, y la historia va así: soy víctima de un extraño experimento que pasó el día que nací pero que hasta ahorita está surgiendo, y me salen granos contagiosos que para colmo, vuelven a quien se contagia sadomasoquistas empedernidos a quienes les gusta sacarse sangre de las mismas llagas. Así, lo único que yo puedo hacer es matar a pistolazos a los contagiados y al final cortarme las piernas. Para colmo, todo esto es grabado por la cámara de un loco. ¡Videodrome! Así, la película se vuelve referente cultural y logra muchos seguidores, que lo nombran un nuevo triunfo en la carrera del director. Viggo Mortensen será mi coestrella.

c) Se los vendo a David Lynch, quien me llama Eraserfeet, en su peli se viste de nuevo de enfermera, me corta los pies y, mientras la gente se ríe en el fondo y yo tengo alucinaciones extrañas, se los da a conejos satánicos para que jueguen con ellos. Gracias, Paradoxical Phoenix, porque cada vez me da más miedo pensar que quiero ver Inland Empire. La película se gana otro premio importante y todo es bello.


Espero ver sus votos. Enjoy.

Friday, July 17, 2009

Recomendación de la semana: Heaven's Basement

Ya he dicho, pero para los que no sabían: que me voy a la playa (ya he dicho lo que pienso de la playa... nimodo, sí, soy una pobre geek que se derrite con el sol) a las vacaciones familiares. Espero volver a verlos el jueves de la próxima semana, pero, mientras tanto, y pa que se sigan acordando de mí, les dejo esta recomendación que a su vez me la recomendó la Classic Rock. ¿Qué tengo que decir a favor de la banda? Pues que mientras más los veo y más los escucho, más se me antoja lanzarme a mi carrera (ya frustrada en una ocasión) de Band-Aid tras ellos. Enjoy.

Monday, July 13, 2009

Your name... is on the list

O mi primer backstage, cortesía de Disco Ruido. Déjenme, ahora que ya me siento un poco mejor de la gripota que me dio, contarles los sucesos del viernes.
Bueno, empecemos por los antecedentes. El jueves me dio hagan de cuenta la influenza porcina: me sentía totalmente cansada y sin ganas de dar una mínina salida, por lo que la búsqueda de agencias de viajes para nuestras próximas vacaciones fue todo un suplicio para mí. Llegué a casa con ganas de no levantarme en el próximo sexenio.
Pero el deber es el deber, así que en la tarde del viernes, un poco más descansada (y empastillada contra cualquier porcino gripiento) me lancé al Lunario, al show de Coca-Cola Zero donde iban a estar los mentados Disco Ruido y mis ya conocidos Hello Seahorse!
Se me hizo temprano, así que mi siempre bien ponderada familia me invitó al café Illy, un lugar para darse lujos si uno trae dinero, donde me tomé un té que le cayó bien a mi resfriado. Y de ahí, al Lunario con la hora encima. Aterricé en la entrada cuando sólo quedaba un minuto para la hora pactada de la entrevista, y muy mona yo, me puse en la entrada reservada para la gente de medios. Del otro lado, una cola enorme esperaba la hora de acceso.
Y que empieza a llover. Yo empecé a temer por mi salud, ya que un tipo en la puerta me veía con cara de que no creía que yo fuera a entrevistar a la banda. Ya empezaba yo a sentirme William Miller (resfriado) cuando un edecán...
OK, let's face it: el edecán era el hombre más hermoso del mundo. Supongo que puse cara de cualquier cosa, menos de entrevistadora profesional, cuando lo vi. Tall and lanky, as I like them, y una maravillosa jeta de futbolista sueco (hasta barba rubia traía), ojos azules grandes como focos y una nariz picuda y respingada de esas que me encantan... pero para no llenar de caracteres la entrada, resumamos a la Hornby: el Hombre Más Hermoso del Mundo o HMHM.
-Te están esperando- dijo el HMHM tan pronto revelé mi identidad, y me hizo pasar, escoltándome a una mesita para registrarme, donde me pusieron una pulsera azul de MySpace (el otro patrocinador) que me acreditaba como parte de la gente importante. Aunque claro, no hacía falta: el HMHM, que en todo momento fue increíblemente amable y atento conmigo, ya me hacía sentir superior al resto de los mortales. De hecho, cuando se presentó como Paul, más tarde me puse a pensar que si hubiera sido un cuate como el que no me dejaba pasar a la entrada, el nombre me hubiera remitido al novio de una amiga, un tipo con un muy gacho historial in our book; pero como se trataba del HMHM, me remití a los mejores Paul que conozco: McCartney, Simon (con Garfunkel), Simonon, Hewson (o mejor dicho Bono)...
Total, Paul HMHM me abandonó en el soundcheck, porque resulta que el horario ya se les había hecho bolas y que las entrevistas se habían retrasado... y bueno, pongamos que el simple hecho de estar en un soundcheck despertó una vez más el Almost Famous que vive en mí... digamos que es cuando sientes que tienes el trabajo más glamoroso del mundo.
Y de ahí, a los camerinos, donde me recibió una chica, muy bonita ella también, y donde me encontré a la fotógrafa que sería mi compañera y otra chica que supongo era amiga suya. La chica bonita, entonces, me preguntó quién me había traído ahí, y tal parece que yo tenía cara de contestar algo como "el llamado del deber" o "el amor a la música", porque la chica cambió su pregunta a "¿Quién te subió?". Y, obviamente, yo no le podía responder que me había subido el HMHM, por lo que me limité a decir que un güerito. Entonces la chica me respondió con un "Es que lo estaba buscando..." por lo que pensé que tanto ella como yo compartíamos opinión en cuanto a estética.
But I digress. Aunque luego sólo hay que narrar una espera larga porque el horario ya estaba todo hecho bolas, y entonces el soundcheck no tenía para cuando terminar, y no había nada con qué aliviar la espera más que Coca Zero. Y yo enferma. Me chuté una al tiempo. Para colmo, llevaba playera de manga larga, y el calor estaba pero si a todo lo que daba.
Y luego fuimos a dar fuera del camerino, porque creo que el manager (no estoy muy segura de que era) quería tener una conversación privada con la banda. Así, mi compañera fotógrafa, su amiga y yo terminamos en un sillón que estaba tirado a medio camino viendo a ver quién pasaba. Yo esperaba ver a Lo Blondo o a Oro de Neta por ahí, pero nunca pasaron. En vez de eso llegaron los del Reforma, quienes parecían un poco molestos al no ser los primeros en entrevistar, y también vi un WC que decía "exclusivo para artistas", letrerito al que me moría de ganas de tomarle una foto, pero una chica que iba saliendo de ahí (y que no parecía artista, y que me dejó ver que el WC tampoco era lo más artístico del mundo) me lo impidió.
Al fin pasamos. Cinco minutos. Para mi suerte, entrevisté a los más guapitos de la banda, quienes se portaron muy amables. El problema: todo el mundo saluda y despide de beso. ¡Pandemia! Y guilty as charged.
Porque, saliendo ya (no me iba a quedar al show; ya estaba sintiendo el bajón de pila de la gripa) me reecontré con el HMHM a la salida. Le pedí que, por favor, me dejara salir.
-¿No te quedas al show?
-No- respondí- la verdad, ando medio mala de la gripa, pero pues tenía que venir acá a cumplir con la entrevista...
-En ese caso- concluyó- ¡pues mucho más agradecido de que hayas estado con nosotros!
Y despedida de beso. En fin: que como pueden ver, me fue muy bien. Ya si se enferma el HMHM, nimodo: tendré que hacerme responsable y cuidarlo hasta que se cure.

Yeah, I love my job. Y cuando quieran bailar, échenle un ojo a Disco Ruido.

Saturday, July 11, 2009

Recomendación de la semana: Diemonds

La canción: "Free n' Easy"

Cortesía de la Classic Rock. La resolución del video es terrible, mas espero que se escuche bien, para que ustedes también se queden como yo: cantando el corito de "Look at me, I'm a real motherfucker!" por una semana entera sin poder parar. Enjoy.

Tuesday, July 07, 2009

Al fin, después de vario realismo mágico del fin de semana, el esperadísimo post de Stevie and the Chipmunks... o de Mario y Goku...

¡Al fin! Después de un fin de semana algo surrealista que incluyó a mi conexión hecha una mierda, cosas reviviendo en el Smithsonian (sí, sí vi Night at the Museum 2), el video de graduación de mi hermano que me hizo desperdiciar dos horas de la manera más vil... mente editada y grabada posible (por cierto, la foto de graduados fue editada con Photoshop y hay un cuate que nunca se graduó y otro que tiene el don de la ubicuidad); mi abuelita bendiciendo el que va a ser nuestro futuro carro (de mi hermano y mío) con una amonestación a las llantas ("A ver pinches llantas, nomás no agarran bien..."); la votación (donde, por cierto, se la hice efectiva al Shah)mi papá escuchando "Stairway to Heaven" con un tío (eso en verdad es raro, pues a mi papá nunca le ha gustado mucho el rock); Cristiano Ronaldo llenando el Bernabeu (todos exageran: ni está tan guapop ni es tan bueno... y eso que yo le voy al ManU), un video de Rammstein en donde en verdad parece que se están echando la cumbia del sonidito y el tributo a Michael Jackson... bueno, aquí está el post.
Para empezar, el asunto se traduce como Stevie y las ardillas. Y es que lo que empezó como mi super pospuesto festejo por mi portada en la Indie Rocks! que supuestamente iba a ser una ida al bar a brindar y a escuchar rock, terminó siendo noche de karaoke cuando todo el mundo me falló, menos Vero y el propio Stevie. Así que terminamos en el karaoke de al lado, el Cotton, un lugar que ya tiene historia con nosotras (tanto mi cumple como el cumple de Vero se han festejado ahí y vaya que ha habido cosas que contar -soundtrackeen esta frase con Guns n' Roses-). Primero llegamos Vero y yo, Vero quien por cierto se reencontró con unos amigos y más tarde nos halló Stevie.
Pero supongo que mi colega de la revista (yeah, I mean Stevie) no esperaba que Lady Stardust y su amiga se encontraran de un mood más bien errático: bueno, como Alanis cuando sacó el Jagged Little Pill. Así es: duro y contra ellos. De hecho, íbamos a cantar en el karaoke "La media vuelta" y "Se me olvidó otra vez" (ahorita les diré por qué ya no). Y jalamos al Housecat a semejante jaleo, aderezado con nuestras tristes historias y demás anécdotas. Por ahí en una de esas, la Vero dijo: ¿No habrá un bar de ardidos?
¡Y se le hizo! Tal parecía que a medio mundo de los que pasaron los acababan de tronar o algo así, pues hubo cosas (hasta en la música de fondo) como "Clavado en un Bar" de Maná, "La chica de humo", "No soy una señora", "Causa y efecto", un rollo sentimentaloide de Ricardo Montaner, y hasta "Volverte a amar" de Alejandra Guzmán, ahi nomás para las heridas. (Por cierto, que todo esto lo cantó un tipo con una gorrita blanca que nunca se bajó del escenario).
Asimismo, hubo varios momentos Hornby, tales como:

Top 5 de canciones que un indie que se respete no canta (y que Stevie y yo cantamos):

5. Oye mi amor, de Maná.
4. Te quiero, de los Hombres G. (Acompañado por unas porras de "a ese puto cursi que no le duele nada que lo bajen del escenario", cortesías de Vero y mía).
3. Amante Bandido, de Miguel Bosé.
2. I Want You To Want Me... obviamente, la versión de Gael García (que, además, la festejamos como si fuera la verdadera del Live at Budokan y hasta la bailamos con los pasitos).
1. La chica del bikini azul de Luis Miguel. A HUEVO.

No nos digan nada. Total, ahí había un tipo muy alternativo con su chamarra de Radiohead y playera del Dark Side of the Moon que terminó bailando quién sabe qué nacada, ¿eh?

Después, Stevie tuvo que partir porque... no lo sé muy bien. Creo que el Chango había perdido una placa (sic). ¡Y que nos sueltan la trilogía ardida! "El último adiós", o sea, la ranchera de Paulina Rubio, "Pero te vas a arrepentir", de K-Paz, que el título dice todo, y... "Cheque en blanco", de la soberana Paca (que para colmo, la cantó un tipo que hasta la imitaba). ¡Vaya que se nos hizo la noche con eso!
Y es que después todo bajó su intensidad. Un tal Lic. Claudio (sic) se subió a cantar lo que parecía su éxito favorito de la Z, y de ahí hagan de cuenta que empezó la Hora Pecero. La onda banda a todo lo que daba. Y para colmo, inmediatamente después de él se subieron a cantar Mario y Goku (SIC) quienes no se echaron el tema de Dragon Ball, sino más bien lo que sonaba a un narcocorrido. Chequen nomás a Goku...
Después de eso, algún tipo (que ya no era Goku) cantó "Mujeres Divinas", así que Vero y yo nos acercamos al escenario, creyendo que ya era hora de nuestras rancheras... cuando al DJ se le ocurrió iniciar la hora gay con "I Will Survive" (que, admitámoslo, nos cayó bien) y luego con "YMCA", lo que provocó que mucha gente bailara enloquecida en el escenario y el segundo momento Hornby de la noche:

Top 5 de canciones que no debes bailar borracho:

5. Nada disco, incluyendo "YMCA".
4. "The Time Warp" o "El baile del sapo". Amigas me han contado de gente que vomita mientras lo hace.
3. Rock n' roll, del de Elvis, Bill Haley y eso. Una conocida salió volando en una vuelta y se rompió el brazo. Lo tuvo inutilizable durante como tres meses. True story.
2. "Payaso de rodeo" de Caballo Dorado. I guess you know why.
1. NADA, NADA, NADA DE METALLICA. Yo vi por qué en el concierto.

Y después de eso... Grease. En fin, que la noche terminó para nosotras junto con Paquita. Pero, la verdad, nos sirvió de mucho la gritada. De nuevo, special thanks to Stevie por soportarnos y a Vero por ir. Cuando se nos vaya a los United (no el ManU) ya hay que irle planeando su despedida...