Monday, May 23, 2011

Remando con Saúl



Saúl Hernández, Remando

En un momento propicio surge este disco para el Caifán/Jaguar mayor: tras la atención mediática recibida por su reunión en el Vive Latino, que volteó al festival de cabeza, surge este disco, que imnediatamente atrae las miradas por la presencia de Saúl...
Sin embargo, la abridora, "Molecular", es simplemente molesta. El Caifán se lanza a crear rimas con todas las palabras astrológicas/místicas que conoce, dando como resultado una lista de "palabritas bonitas". Pasando por otra rola que suena sin pena ni gloria, es hasta la tercera, "Será Mañana" que los oídos se sienten menos amenazados, aunque también, lo que sea de cada quien, la rola es buena a secas.
"Balcón", un poco más reminiscente de la era Caifana con sus llamados al amor y a los dioses en escenarios exóticos, se vuelve más que aceptable, aunque eso se pierde con la siguiente, "Voy a pedirle al mundo", que si bien tiene una instrumentación de lujo, la letra es proselitista y mucho cliché. Si Woodstock no pudo cambiar el mundo, tú tampoco Saúl. Lo siento.
La homónima también se pierde, aunque el ritmo inicial, delicioso, de "Manos de Cristal" atrae los oídos. Una bella balada que ahí queda.
Los versos iniciales de "Quiero saberlo todo" recuerdan al sacón de onda con el peine que peina el alma de "Viento", aunque no por eso la canción es mala.
El problema es que todo este "es aceptable" se repite, una y otra vez, así como Saúl quería repetir su historia con Caifanes, pero sin el mismo resultado. El disco es pesado, y tan sólo se presenta como la nueva placa de Saúl Hernández. No hay más.
Satisfaction: 40%

Recomendaciones:
-Sólo para fans from hell de los Caifanes/Jaguares/Saúl...
-O alguien con insomnio que quiera arrullarse.

Sunday, May 22, 2011

It's the week before the end of the world, pt 2

Termino con las peripecias de la semana.

Pues resulta que, además, ya empecé con mi carrera de DJ. Como lo oyen. Aún no tengo página fija, pero ya transmito a través de un streaming. Y la verdad, aunque en un principio me ponía muy nerviosa, ahora no saben cómo me divierto. Mis amigos ya me piden canciones y gracias a la ayuda de Kiddieriot, quien me escuchó desde el día uno, sobrevivo. Y me encuentro feliz.
Lo que no me tiene tan feliz fue mi primera experiencia enfrentándome al GRE. Y digo mi primera, porque lo voy a volver a tomar.
Efectivamente: no alcancé lo que necesito para la beca. Y es que me encontraba tan nerviosa el día anterior que, claro, tan sólo dormí como dos horas.
A la mañana siguiente, hasta el centro donde realizaría el examen. En el metro, junto a un señor que apestaba perramente a meados. Ni para dónde hacerme. Caroline fue quien me alegró la mañana mandándome fotos hermosas de nuestro señor Edwin van der Sar. Guapísimo.
Llegué al edificio deseando más que nunca unas Smint, pero había llegado justo a tiempo. Obviamente, entré al baño para resoplar. Saliendo, que me encuentro a un cuate de la carrera. También va a Nueva York. ¿Qué todos vamos a Nueva York? ¿Qué a todos se nos sale lo Warhol o lo Swans o lo no sé qué?
Entramos a una oficina acompañados de otros seis cuates. Empezamos a llenar una hoja con los requisitos de confidencialidad, porque ahí también nos tratan como si fuéramos terroristas.
Entramos. A lo que yo le temía, que eran los ensayos, sentí que los pasé mucho mejor de lo que esperaba. De hecho, se podría decir que hasta los pasé "inspirada". Claro que me tardé. Salí a tomar agua y después volví al resto.
Me aventaron la parte de matemáticas. Estaba tan apanicada que me puse a hacer todo con mucho, muchísimo cuidado. Para mi sorpresa, sólo resolví dos que tres del modo científico (de tin marín de do pingüe). Una vez acabada, respiré 60 segundos. Se acercaba la parte importante para mí, la verbal.
Y llegó. Y empecé. Y cuando me di cuenta, ya se me estaba viniendo el tiempo encima, y lo que es peor: no ubicaba muchísimas palabras. Empecé a temblar. Empecé a contestar como me parecía. La verdad, ya no sabía ni a dónde moverme.
Matemáticas: 530. Verbal: 520. La sección que no me importaba, pero me espantaba, pasada muy bien. La sección importante, echada a perder.
Salí del lugar y caminé llorando por la colonia Juárez. Si no fuera porque Caroline me recordó que Never Give Up y porque mi cuate luego dijo que tampoco había alcanzado los 600 puntos, seguiría deprimida.
Pues bueno, me caigo, y vuelvo a levantarme. Si ya sobreviví al fin del mundo, por qué no a otro GRE.

Friday, May 20, 2011

It's just the week before the end of the world, part 1

Así es. Todo empezó desde el jueves de la semana pasada, en el cual me fui a suplir a Paradoxical Phoenix a la escuela a donde da clases. Una vez hecho ese favor, caí al sábado, al concierto de U2.
Sí, ya sé. Este concierto igual levanta pasiones que levanta hartazgo. Yo, la verdad, cuando apenas lo anunciaron, le dudé. Le dudé, pensando que la verdad no tenía a qué ir: lo que me convención fue Snow Patrol, y el hecho de que había quedado con un amigo de ir a ver a esta banda. En fin, que yo quería ir a ver a Snow Patrol.
Llegamos (porque fui acompañada de mi hermano, fan from hell de Bono y compañía) al Coloso de Santa Úrsula más o menos a las seis de la tarde. Yo ya iba cantando desde el camión... porque el conductor puso "Don't Stop Believin'". ¡Esa rola me tenía más emcionada que el concierto!
En la amplísima explanada del estadio, obviamente ya estaban la multitud de puestos y los fans locos, incluido uno semidesnudo que traía por todos lados escritas palabras que tenían que ver con U2. Al menos hacía calor.
El problema es que una vez dentro del estadio la cosa se puso color bunker. No había manera de que saliera señal. Ni para twittear cosas divertidas como "Mira la gaaaarrraaaa, weeeey". No, pues no. Por cierto, la garra parecía un montón de musgo fluorescente con honguitos.
Empezaba a llover cuando Snow Patrol tomaron el escenario, comenzando con "Open Your Eyes". La verdad, un abridor de calidad. Gary Lightbody, quien lució un jersey del Chicharito, cantó con entrega y pasión, pidiéndole a la gente que lo acompañáramos ("Pretend we're U2!"), dedicándole una canción a su roadie David por cubrir sus cosas de la lluvia y llamándonos "el mejor público después de Belfast". Creo que sobra decir que "Run" y "Chasing Cars" fueron momentos apoteósicos y que yo empecé a moquear desde ahí.
Después de eso, a esperar a que U2 se dignara salir... fue un buen rato de espera antes de la explosión de luz y color... y "Space Oddity" de David Bowie. Yo no sé si fue la influencia de este señorón lo que predijo que sería un gran concierto...
Y así, entre mil efectos, salieron los irlandeses que atraen multitudes, al ritmo de "Even Better than the Real Thing", canción de mi disco favorito de ellos, Achtung Baby. Obviamente, el estadio rugió y las más de 90 mil almas nos pusimos en pie.
Después de eso, siguió, directo desde el primer disco, Boy, "Out of Control", rola que sonó como si U2, al contrario de su despliegue de tecnología, hubiera vuelto a sus dias de garage. En mi opinión, eso le dio autenticidad al concierto, palabra que dicen, ya no queda con U2. Fue como un regreso a las raíces. Hasta Larry Mullen, el baterista, estaba sonriendo, como acordándose de días...
Cuando todavía no habían escrito cosas como "Get on Your Boots". La verdad, a pesar de lo animada que estuvo la versión, no dejó de ser la canción mala que es. Le siguió "Magnificent", que puso a cantar a medio mundo... y "Mysterious Ways", que puso a bailar a medio mundo, incluyéndome.
"Elevation" se presentó con toda su potencia, formando olas en las primeras filas, coreable, divertida, como buen himno de rock que es. Le siguió "Until the End of the World"... uno de mis riffs de guitarra favoritos. Esa rola culminó con performance en los puentes movibles que rodeaban el escenario: Bono y el compadre The Edge intentando darse la mano-cosa que, obviamente no sucedió, pues los puentes se separaron.
Y aquí llega la confesión. Y es que, yo confieso que cuando escuché "I Still Haven't Found What I'm Looking For", título que puedo aplicar a mi vida diaria, me puse a moquear largo y tendido, algo que no sucedió en el Vertigo Tour. Sin duda que cada vez me vuelvo más vieja y más sensible.
De ahí, procedimos a mi momento favorito de todo el concierto-un momento en el que no hubo juegos de luces, ni el ensayo luciéndose, ni nada. Y es que si algo argumentaban los detractores es que la gente pagaba por ir a ver a la garra. Pues no: yo pagué por Snow Patrol, y por lo que siguió.
Bono y the Edge. No, no se besaron. Una guitarra acústica. "Desire". Eso fue lo primero. Tan rico escucharla en vivo. Pero, lo que siguió...
"Green light, 7-Eleven..." Échale, Wim Wenders. "Stay (Faraway, So Close!)" resonó, en versión unplugged. ¿Debo de decir que me acabé los pulmones a alaridos? ¿Que me emocioné lo que se dice muy cabrón? No. Supongo que me entienden. Esa canción siempre se me ha hecho maravillosa, y la verdad, cuando la cantaron, le perdoné todo a Bono: su delirio mesiánico, sus sospechosas filantropías, la millonada de los boletos, los últimos discos. Todo. Amén.
Por eso, cuando en algo completamente motado, una fan se subió a recitar en español la primera parte de "Beautiful Day" y argumentó "Es un bello día"... sí, para mí ya era un bello día. Para mí ya era momento de cantar a todo pulmón esa rola del último disco que me gustó de U2, All That You Can't Leave Behind. Para cuando sonó "Miss Sarajevo" yo también ya cantaba como Bono y Pavarotti, en mal italiano.
"Zooropa" fue un despliegue de las gracias de la garra, con la pantalla cubriendo a toda la banda... sí, con excelentes efectos, todo muy adhoc a la canción. Además, pa qué les digo que no, a mí también me encantó ese disco. Zooropa, perfect by design.
"City of Blinding Lights" y "Vertigo" también aprovecharon la pantallita, pero me parece que los ánimos subieron cuando empezó "I'll Go Crazy if I Don't Go Crazy Tonight"... en remix, que después se mezcló con "Discotheque", "Mofo" y "Please". ¡Puritito antro pop! Me hubiera gustado que el remix hubiera sido más largo, para bailar como en el video, pero no se pudo.
Porque claro, venía la consciencia social. "Sunday Bloody Sunday" y el homenaje a Aung San Suu Kyi, con "Walk On", que hasta tuvo a los colados de Amnistía Internacional poniendo lamparitas alrededor del escenario. Que pertenecer a AI tiene sus recompensas, pues.
"One", que pasó de ser una canción de amor entristecido a la llamada mundial a la unión también fue maravillosa a pesar de ser choteada. Luego, tras una versión de "Amazing Grace" llena de gallos por parte de Bono, la pantalla se llenó con fotos de ellos cuando eran jóvenes. "Where the Streets Have No Name", el himno a la belleza y la soledad de Estados Unidos se hizo presente, con toda su fuerza, su melancolía...
Tras ese momento, U2 se fue, dejando en su lugar una secuencia en la que dos aliens bastante peculiares iban en su navecita, como silbando después del concierto. Platicaban de lo bien que había estado (qué poquito ego tienen la banda, pintándose populares hasta en el espacio) cuando se vieron aplastados por la nave de AstroBaby, el monito de Zooropa, quien, muy quitado de la pena, se puso a cantar "Space Oddity" otra vez y una pista para la siguiente canción...
Otra chulada. Otra chulada así nomás, selecta para los escuchas. "Ultraviolet (Light My Way)" mientras Bono lucía su trajecito plagado de leds y el micrófono que, no es por nada, dan ganas de usarlo, con eso de que es aventable y toda la cosa. Qué les puedo decir de esa rola. Baby baby baby, light my way. Exquisita.
"With or Without You"... clásica. Cantada por todos los presentes. Al final, Bono se despidió de su trajecito. Tanto pedo para quitárselo tan pronto... Ya qué.
Para cerrar: "Moment of Surrender", que siempre me ha parecido que no tiene la misma fuerza del resto del concierto. Tan sólo porque el Azteca se veía hermoso, iluminado sólo por los celulares. Fue más conmovedor ver a los astronautas flotando a ritmo de "Rocket Man".
Pero... sí, valió la pena. U2 superaron mis expectativas, y por mucho. Me dio gusto que Snow Patrol me convencieran. Por eso no me importó salir molida y apretujada de ahí. Aunque que pena ver a Bono argumentar que los mexicanos no somos violentos y apenas salir ver a dos tipos partiéndose la madre en la estación.

Friday, May 13, 2011

One man's trash is another man's treasure... again




Andrew W.K., I Get Wet (2001)

Ahora recuerdo por qué este güey nunca pasó de donde pasó. Si bien "Party Hard" y "She's Beautiful" son bastante divertidas, e incluso la no sencillo "Girls Own Love" aguanta, lo demás termina siendo un tanto repetitivo y ridículo, con el pianito neurótico de W. K. como fondo, pero no ofrece nada más. Está bien que el cuate quisiera armar fiestas rockeras, pero, a menos de que estuvieras muy ebrio, te dan ganas de cambiarle al disco. Mejor pongamos "Whiskey in the Jar".
Satisfaction: 40%




Jorge Drexler, Sea (2001)

El ganador censurado de la entrega de los Óscares muestra su inteligencia para componer en este disco, en el que, si bien los arreglos electrónicos de pronto salen sobrando (como en "Durante"), lo demás es tan sólo una muestra de la música fina que puede hacer Drexler. "Causa y efecto" es preciosa; "Tamborero", quizá folclórica, después muy, pero muy agradable al oído. Si bien la que cierra el disco, "Un país con un nombre de un río" se asemeja a la canción premiada, de cualquier manera el disco es algo que vale la pena ser escuchado.
Satisfaction: 80%




Electric Light Orchestra, Zoom

Cuando vi el disco, por un momentio dudé, y dudé mucho, hasta que el morbo me ganó. Sin embargo, la primera canción, "Alright", a pesar de tener detallitos que no pueden faltar con Electric Light, simplemente es Jeff Lynne haciendo lo que mejor sabe hacer: componer canciones. Y a pesar de que el disco sube y baja con momentos baladosos medio pasados de miel como "Moment in Paradise", en general, se agradece que las canciones sean todas llevadas por riffs de guitarra agradables a los oídos. Lejos quedaron los tecladitos de "Last Train to London"... lo que siento que es algo que puede considerarse como beneficio. De hecho, la última, "Lonesome Lullaby"... no se dejen engañar por el título. Si existe algo que sea bluesy-pop, eso es lo que es esa rola.
Staisfaction: 79%

Wednesday, May 11, 2011

One man's trash is another man's treasure... or not

Cosas que suceden mientras andas dando el rol en una estación de radio a punto de salir al aire: ¡discos gratis! que, mind you, suelen ser joyas... o cosas horrendas. En estos días les estaré presentando mini reseñas de las curiosidades que encuentro enterradas, que a veces hacen feliz a uno... o a veces merecen volverse a enterrar.



John Phillips, Pay Pack & Follow

La foto de Annie Leibovitz y el hecho de que el asunto esté producido por Mick Jagger y Keith Richards promete (sí, aunque Phillips sea el ex-miembro de The Mamas and the Papas y el papá de una de las Wilson Phillips). Según parece, son grabaciones de algún momento en el que John Phillips y los Stones anduvieron juntos, grabaciones setenteras que, si bien quieren ahuyentar a uno con los cantaditos bizarros de "Mr. Blue", la encargada de abrir el disco, se reivindican con la segunda, "She's Just 14", ese country-blues que suena a cervezas y casitas abandonadas a la orilla del Mississippi, con la misma provocación de la niña precoz de "Sweet Sixteen" de Al Green y lo que los Stones ya tenían en "Dead Flowers".
El disco oscila entre sabrosuras así y cosas anodinas, pero, en general, vale la pena checarlo, si bien la rola que cierra, "2001" no pertenece a las mejores.
Satisfaction: 79%




Chumbawamba, Readymades (2002)

El disco con el que esta bandita continuó su carrera tras el éxito masivo de "Tubthumping"... da una idea de por qué no tuvieron más éxitos. No hay ninguna pista de la alegría y sabrosos metales que permearon su hit; en vez de eso, la chica vocalista canta con un aletargamiento que hace que las letras permanezcan borrosas a los oídos. Creo que no volví a escuchar los metales, pero es que es imposible mantener la atención por más de un minuto en las canciones si tener ganas de echarse una jeta, puesto que transmiten nada. La mejor lograda es la que lleva de nombre "Don't Try This at Home", porque la que intenta ser provocadora "Sewing Up Crap", cantando algo de "a dirty man" termina siendo igual de aburrida. Si acaso, el único logro es que el folletito está interesante, con citas de celebridades que van desde Frederick Douglass hasta Ani DiFranco. Un álbum que quiso ser muy inteligente, con citas y referencias políticas... mejor hubieran vendido un libro de ensayos.
Satisfaction: 25%





Árbol, Árbol (2000)

Yo sabía que esta banda tenía buenas cosas, así que al encontrarme con su presumible álbum debut, producido por Gustavo Santaolalla, no dudé en ponerlo...
Y lo peor pasó. La voz era una mezcla de "quiero ser thrash-pero-no-puedo" absolutamente dañina para los oídos. Por no mencionar las letras. La segunda canción, titulada "Sexo", no ofrecía nada más que lo que parecía un albur soso y repetido: "Bueno para el hueso". Tan simple como el cactus sugerente de la portada. Lo demás no llegó ni a mediocre. Cuando sonó "Baile", con todo y mariachi, se antojaba, al menos, una rola para el desmadre tipo Genitallica, pues una obra maestra no se podía pedir. Pues... con un verso que decía algo así como "los ángeles cagan" (poesía dizque revolucionaria splatterpunk de cuarta) la rola se tuvo que ir. De veras que el disco se resume, en la única letra que semi-recuerdo, de su canción "Luna": "canción aburrida que no dice nada". No sé cómo le hicieron los Árbol para salir de un debut que englobaba todo lo mierdero del rock nacional.
Satisfaction: 3%


Seguiré informando de las "maravillas" que me encuentre.

Sunday, May 08, 2011

Preludio al Cementerio

No, no me voy a morir (espero). Es tan sólo una entrada que funciona como invitación pa que, si no tienen nada mejor que hacer en un domingo, se pasen a leer un poema mío. Es barato, no les cobro.
Sin embargo, la cosa es bastante larga. El poema, no se hagan. Y es que, claro, una que se acelera a querer ganar un concurso literario donde le prometen 30 mil pesos (la cifra era grande) pero su obra no tiene de 30 a 60 páginas ni a madrazos. Entonces, ¿qué es más fácil? ¿Ponerse a escribir muchos poemitas o aventarse uno que cumpla con las páginas de rigor? A huevo, la segunda.
No les tengo que decir que perdí y ahora vengo a mendigarles una crítica, ¿verdad? Por favor, disculpen mi idiotez. Ténganme un poco de piedad. En una de esas les gusta. El poema, pues. Aquí la invitación, para que no vean que esto es una entradota y se acobarden. Gracias.

http://the-rover.blogspot.com/2011/05/cementerio.html

Monday, May 02, 2011

Another pleasant valley sunday (Una tras otra)

La verdad, las cosas empezaron desde el sábado. Porque otra vez me invitaron a una fiesta de quince años de mis primas. No puedo esperar a que dejen de cumplir quince para no tener que asistir a semejantes eventos. Pero en fin...
No hubo ahora drama con la depilación ni nada por el estilo, pero hubo un pequeño problema: nos perdimos al buscar el salón. Quién los manda a que estén en lugares indeterminados sobre Calzada de la Viga. Tras dar como pinche mil vueltas, al fin logramos ver un pequeño toldo con el nombre del salón. A buena hora, porque mi madre ya estaba pensando que se trataba de un antro malacopa donde hasta propaganda de la cerveza Sol había.
Llegamos justo a tiempo para el vals. Si bien la selección de música no fue terrible (Phil Collins, "Another Day in Paradise") los pasos eran, más que interpretativos, exagerados. Yo ocupaba mi lugar mientras recibía un mensaje de Vero (quien nomás tiene el blog de adorno) quien me reclamaba no haberla invitado a la fiesta. ¡Ja! Para ver...
En serio, ¿hubieran querido ir a la fiesta para ver el vals de la Bella y la Bestia... con un chambelán vestido de Bestia? (Que no le hacía falta la máscara). Neta, no sé hasta qué punto fue dreamy y hasta qué punto fue terrible.
Que, como siempre, es la primera parte. Luego siguió el baile moderno: Lady Gaga, "Poker Face". El vestuario estuvo mejor, la idea estuvo divertida. Hasta ahí.
Porque, claro, como ahora los valses son largos como Love and Other Drugs, lo que siguió fue un medley de Michael Jackson. Con todo y disfraz de zombies para "Thriller", lo que implicó a la quinceañera teniendo que buscar, entre pausa y pausa, el vestuario correspondiente. Supongo que algo de amor ha de haber al vals pa que se avienten a hacer todo eso.
Llegó la cena. El mariachi que estuvo amenizando: de alcurnia. La cena: de coladera. En serio. Nunca había visto que a algo le quedara tan bien el calificativo de guácara de pollo. Será porque todo olía a lo mismo. La supuesta crema de elote sabía a caldo de gallina refrigerado; de por sí yo no tenía hambre, pues habíamos comido antes... Pues con una cucharada me bastó. El mísero spaghetti que siguió olía tan igual que... Bueno, terminé brincándome la cena del todo, so riesgo de vomitada. Mi abue, mientras tanto, intentaba convencerme de que comiera un poco de pollo con adobo. Negué una y otra vez.
Y que bueno que negué, porque mi abue dejó la pierna de pollo a la mitad. Dijo que estaba durísimo. La verdad, me sentí mal, porque ella sí tenía hambre...
Para colmo: pasan dos escuincles corriendo, y tiran la charola con el adobo. Todo el suéter blanco de mi abue, que estaba estrenando, quedó hecho un asco. Asimismo, mi blusón plateado.
Es en esos momentos cuando prefieres hacer otra cosa. Desde ahí. Cuando salió el grupo y se pusieron a tocar guaracha, yo twitteaba. Me recordaron que a la mañana siguiente, a las ocho, jugaban mi Manchester United contra el Arsenal. Y yo, desvelándome. Y para colmo, ni para ponerme ebria y que me sacaran de la fiesta, porque, una vez más, tequila, ron y brandy. Pa mí que no me gusta ninguna.
Se fue la banda y pusieron "la música de antro". Un remix hecho con las patas. La verdad, llegaba un momento en el que nada se entendía, y me largué (era reggaeton. De por sí que el reggaeton es música informe).
La verdad, el resto de la fiesta me la pasé viendo a ver con quien platicaba. Tan sólo supe que el ambiente había degenerado cuando la banda se aventó "El Sonidito"... Lástima que a mí sólo me gusta esta versión:



Qué lindo mi Flake. Qué chulo mi Flake. Cómo se divierte mi Flake...

Pero me distraigo. Que lo que siguió del Sonidito fueron puras rolas de don: "Perfume de Gardenias" et al. Mi tío el rockero y yo ya planeábamos nuestra película de ficheras con ese soundtrack, hasta que una exclamación nos hizo voltear.
Mi prima de doce años, que quién sabe por donde chingados andaba, había perdido el celular. Como siempre, aseguraba haberlo dejado en la mesa, justo donde se sentó mi mamá, y ahora estaba armando un panchote. Pa su madre. Lo bueno es que eso marcó el final de la fiesta.
Me acosté con mi cara de zombie a las tres de la mañana, planeando dormir increíblemente bien para al menos despertarme al segundo tiempo del partido. El plan era bueno. Lo malo es que no contaba con el cabrón del vecino que, por alguna razón, prendió quién sabe qué mierda que sonaba como un tecladito satánico a las seis y media de la mañana. Me levaté con un respingo, pensando qué demonios sería el sonido ese. ¿De dónde vendría? Tras dar vueltas como sonámbula por la sala y pensar que a lo mejor ya estaba oyendo cosas, regresé a mi cuarto, y tristemente comprobé que los sonidos venían del otro lado de mi pared. Y ya no pude dormirme.
Cuando el pendejo del vecino al fin apagó la chingadera esa, ya eran las siete y media de la mañana. La luz se filtraba por mis persianas. Ya ni para intentar dormirme, así que le prendí de una vez a la tele y me alisté para el partido.
Que mejor ni lo hubiera hecho. El Manchester jugó como si todo el equipo se hubiera desvelado conmigo (que, si así hubiera sido, yo me hubiera divertido mucho más). En fin, que cuando el Arsenal metió el primer gol, sacaron al Chicharito, y metieron a Berbatov, me di cuenta de que todo había sido un gran error, y cuando sonó el silbato final, me metí entre las cobijas otra vez.
No tuve mucho tiempo de reposición. Una hora más tarde, mi familia ya estaba despierta. Obviamente, me desperté hecha un asco, con la marca de una lágrima seca claritita en mi mejilla. Tal parece que amo más el futbol de lo que parece.
Vi el Pumas-América mientras desayunaba y me intentaba quitar el dolor de cabeza que ni siquiera era de cruda. Y que los pinches Pumas me fallan también.
Arrastré mis pies hacia el celular, porque, para colmo, mi madre insistía en que la ayudáramos con el quehacer. Agarré y antes de ponerme a trabajar le di una repasada a mis mails. Mil cartas de agradecimiento y rechazo para varios concursos literarios, suficientes para aumentar la vapuleada. De veras que qué chinga.
Empecé a pensar que no sirvo para esto de la escritura mientras sacudía mi cuarto, el dolor de cabeza en chinga. Me lo quité con una cerveza. Sin embargo, el día no pintaba para nada más, así que me refugié en la eterna tristeza del GRE...
Hasta que las noticias brincaron. Caroline me lo dijo primero. Luego salió Loret de Mola. La verdad, yo no lo podía creer. El Twitter, el Facebook, un muy feliz Scott Ian, todos me lo confirmaron. Pero, como dijo Gero, era como volver a la secundaria, cuando el 11 de septiembre nos había tomado por sorpresa.
Ahora tenemos WikiLeaks. Ahora tengo paranoia. Ahora digo que mejor no hago el GRE. Pero, aún así, mi mente no ha dejado de cantar esto, una y otra vez, y se queda muda ante las dos últimas frases. Algo quiere mi cerebro. Quiere pluma. No sé qué decir.


New York, New York
Ryan Adams

"New York, New York"

Well, I shuffled through the city on the 4th of July
I had a firecracker waiting to blow
Breakin' like a rocket who makin' its way
To the cities of Mexico
Lived in an apartment out on Avenue A
I had a tar-hut on the corner of 10th
Had myself a lover who was finer than gold
But I've broken up and busted up since

And love don't play any games with me
Anymore like she did before
The world won't wait, so I better shake
That thing right out there through the door
Hell, I still love you, New York

Found myself a picture that would fit in the folds
Of my wallet and it stayed pretty good
Still amazed I didn't lose it on the roof of the place
When I was drunk and I was thinking of you
Every day the children they were singing their tune
Out on the streets and you could hear from inside
Used to take the subway up to Houston and 3rd
I would wait for you and I'd try to hide

And love won't play any games with me
Anymore if you don't want it to
The world won't wait and I watched you shake
But honey, I don't blame you
Hell, I still love you, New York
Hell, I still love you, New York
New York

I remember Christmas in the blistering cold
In a church on the upper west side
Babe, I stood their singing, I was holding your arm
You were holding my trust like a child
Found a lot of trouble out on Avenue B
But I tried to keep the overhead low
Farewell to the city and the love of my life
At least we left before we had to go

And love won't play any games with you
Anymore if you want 'em to
So we better shake this old thing out the door
I'll always be thinkin' of you
I'll always love you though New York
I'll always love you though New York, New York, New York



I still love you, New York. I'll always love you, New York.


Fuck. Tengo que aprobar. Aunque me vaya a ver como llenan los conductos de aire de cianuro.