Monday, August 29, 2011

One man's trash is another man's treasure... again!




Andreas Johnson, Liebling (1999)


Tan sueco, tan guapo y con una voz acá a la Richard Ashcroft, es una pena que Andreas Johnson haya quedado perdido en el tiempo... pero no sólo eso. Como muestra, tenemos su disco Liebling.
"Glorious", es, como su título lo define, gloriosa, un digno opening que por algo fue éxito en... algún lado. Tal vez Suecia. Le siguen la deliciosa "People" y la nostálgica "Games We Play".
"Do You Believe in Heaven" apuesta por un sonido más atmosférico que se funde con los instrumentos de cuerda y de viento, dando un ambiente de rola adulto contemporáneo bastante disfrutable, y si bien las preguntas "Do you believe in heaven? Do you believe in love?" pueden ser un cliché, han existido cosas mucho peores con el mismo tema. "Should Have Been Me", por su parte, hace que el sax y la acústica se junten de una forma muy sabrosa.
Si creían que el disco iba a caer en lo tedioso, el ritmo cambia con "Breathing", que apuesta por un sonido más heavy y vocales más agresivas, aunque Johnson rockea con estilo. Alternativón, pero estilo. "Patiently", por su parte, es casi sensual, con su letra: "She's like an angel watching over me... she's like the sun flowing through my mind." De hecho, eso es lo que hace que "Spaceless", la que le sigue, suene un poco mediocre, sin pena ni gloria.
"Please (Do Me Right)" podría ser un blues jazz exquisito, lo que le falta a la voz del Johnson; pero, aún así, resulta sentida, sincera. Trátame bien, y punto... pero ¡por favor! Otro aciertísimo del disco, si bien se presta mucho a la tentación de que alguien más la coveree.
"Safe on Harm" es britpopera a morir, y.... el primer closing es demasiado leve. Una acústica bonita, "Unbreakable", y nada más. Se la podrían haber ahorrado, o a ver qué podrían haber hecho con ella. Incluso la canción escondida, que empieza bien, acaba tan sólo prometiendo. Quizá el gran error en la carrera de Johnson: la última impresión, que siempre es importante, incitaba al olvido.

Satisfaction: 87%

Recomendaciones:
-Fans de Richard Ashcroft... jejeje.
-Bueno, de veras, sólo si quieren darse un clavado en un disco que no tenía por qué haber sido tratado tan mal por la historia de la música.



Tuesday, August 23, 2011

One man's trash is another man's treasure... indeed!



Pound, Same Old Life (1999)


Al ver este disco, lo escuché porque se me antojaba como una de esas banditas noventeras one-hit-wonders, hagan de cuenta Better than Ezra. Habían de tener por ahí una canción buena. Entonces puse el disco...
Vaya sorpresa favorable que me llevé. Pound no tienen pretensiones, son adolescentes y sinceros. La primera canción, "Time", simplemente trata de empollar el teléfono esperando una llamada, y ¿quién no lo ha hecho? Además de que tiene toda la fuerza de un excelente opener.
Después de eso entramos al power pop de lleno. "My World" no es ni siquiera sufrida como cualquier cosa de Simple Plan. Es una canción de amor dulce y melancólica, con una guitarra acústica orgánica, como da gusto escuchar.
"Accident" sí es un poco más angsty, al igual que "Upside Down", que con su línea de "I lied to myself today" puede aplicarse a cualquier puberto sufrido, pero es terriblemente pegajosa, lo que explica que haya sido sencillo.
"Crazy" es acústicamente deliciosa, seguida por la extraordinaria "Funky", que apela a la ya pasada de moda (mi secundaria y prepa, Dios) expresión de "sentirse funky", sentirse extraño por algo. No hay más dramatismo: no hay nada malo con el mundo como el grunge lo podría decir. Sólo no es tu mejor día, te sientes funky, es todo.
"Hey Now" es una dulce reflexión de la vida, natural, no hay por qué hacer una tesis filosófica al respecto. Después, "Give it to Me" no le pide nada a los Gin Blossoms, con armónica sabrosa y todo.
"Breaking Me Down" va más acorde con el espíritu enfadado de la época, mientras que "Walking Away" es un "me duele que te vayas" y punto (y encantadora por eso).
"Devil's Song" es quizá la menos lograda, no por ser mala, sino porque se pierde la naturalidad del disco en cuanto a letras. Suena pretenciosa, con el diablo y crucifixiones y todo. Demasiada sangre para un disco más bien pacífico. "Same Old Life" aunque se escuche desesperada, curiosamente mezcla mensajes de esperanza. El problema es que el closing, "Wrecking Ball", no tiene la mejor letra, aunque en la música le echan muchas ganas, logrando un disco que merece que los noventas le den honor. Un disco que no te obliga a cortarte las venas: simplemente, adolescentes viviendo la misma vieja vida.


Satisfaction: 90%

Recomendaciones:

-El buen pop rock llama. Vale la pena, si lo puedes encontrar en algún lado.
-Cualquier amante de la escena noventera y de esos grupos que de pronto se reforman en Inglaterra o en Estados Unidos debe escucharlo.
-Hasta debería ser text-cd para los pubertos o aprendices de música.

Monday, August 22, 2011

So You Said That Only Proves That I'm Insane

Mañana empiezo...

1. A dar clases de writing skills 6 horas a la semana en secundaria. Sin experiencia previa con pubertos que no hayan sido mis primos.

2. A machetearle con las conclusiones de una tesis que espera ya le falte poco para un examen profesional, lo que se presta para un trillón de kilos de ansiedad y dos que tres ataques de gastritis.

3. A seguir con mi trabajo en la estación de radio, donde, además, el miércoles debo entrevistar a una banda uruguaya en cabina.

4. A estudiar para el GRE Subject Test, que, pa acabarla de chingar, va a ser en Mérida, así que necesito, cuando menos, mi camión.

5. A esperar mis resultados del TOEFL para también conseguir un trabajo como traductora freelance pa que entre más lana.

6. A darme la vuelta por la uni para tener cartas de recomendación que agregar a mis solicitudes para universidades extranjeras.

7. A seguir escribiendo, porque vienen los concursos literarios nacionales y extranjeros y quiero ganar alguno.

Conclusión: estoy pero bien pinche malita.

Pray for my soul.

Monday, August 08, 2011

Hanoi sigue rockeando




Michael Monroe, Sensory Overdrive

Efectivamente: es el mismo Michael Monroe de los pantalones divertidos del video del cover de Creedence, "Up Around the Bend"; el mismo güero de la banda de glam Hanoi Rocks. Sin embargo, ahora tuvo compinches un poco más pesados, como Ginger de The Wildhearts (y digo "tuvo", porque ya se pelearon, aunque el Ginger estuvo presente en todo el disco) y nos presenta su nuevo material.
El inicio, "Trick of the Wrist", es definitivamente incendiario; "78" tiene el tinte medio power pop característico del glam y hasta de los propios Wildhearts. Después sigue el cliché con "Got Blood", ya saben, "If you want blood I got it", pero hasta la rolita medio happy-punk tiene su encanto.
"Superpowered Superfly" tiene un título decididamente ridículo, pero es buenísima, y no hay más que decir. Luego el disco baja un poco, para levantarse con todo cuando llega el turno de "All You Need", que si bien puede ser descalificada como de esas rolas autobiográficas y de superación de cualquier glamero que quiere enseñarte lo malo de la vida, pues podemos decir a su favor que 1. La rola es excelente, y 2. Los glameros post-cuarentas tienen su experiencia.
"Later Won't Wait" es para cantar con el puño alzado, mientras que la "balada", "Gone Baby Gone", se gana el apelativo de delicia... Ya finalizar con "Debauchery is a Fine Art" es querer cerrar el ciclo, con inicio y final heavy, aunque no es la mejor opción. Sin embargo, es un disco bastante sólido y con lo que importa: buenas y rockeras rolas.

Satisfaction: 86%

Recomendaciones:

-Para cualquier fan de Hanoi Rocks o Wildhearts o los dos.
-O, simplemente, para cualquier persona que sepa apreciar guitarras con octanaje pero con gancho power pop. O sea, que no te dé pena el glam.

Friday, August 05, 2011

#ILoveEdwinVanDerSar

Replicating the post that summed up everything I felt after the testimonial match. And, I know it may be considered stupid to love a footballer in such a way, but, when they change something in your life, it doesn't matter if you love a footballer or a Nobel prize. When they change your life for the better, you know that is what matters.
(And sorry sweet Pavel Nedved, but even though you changed my life for the better I was so frustrated after that horrible retirement of yours you know I wrote a post about it).




The Top 5 Reasons I Love Edwin van der Sar


5. I fell in love with United, and, even after Ruud, the one who made me fall in love with the team left, he kept the flame alive. He turned my eyes towards the goal, that, before, was largely ignored by me. I was only hoping a goalkeeper would stop a ball before. He changed my mind about a goalkeeper's role. And, when I saw he loved the team as well, that was enough for me.

4. He was humble and low profile. Such a great player, and he was never involved in anything (well, there are some suspicions, but he managed to come out clean). Never bragging, never rude. Friends with everyone. A man who'd had such a career had the right to regard himself highly, much higher than everyone, including Iker Casillas, who was regarded as the best. But Edwin never did, and, even though he was largely ignored even by football critics, we fans know deep inside our heart what he is.

3. His strange beauty. Perhaps it's because I like my men thin. And with long noses. And yes, I also have a soft spot for blondes. But with those blue eyes and that smile... that was enough to have me glued to the screen. Not to mention the fact he always managed to look sexy in a suit. Stylish, a total fashion victim in a way. A runway secret.

2. The force and security between the goalposts. Looking at technical matters, Edwin was a goalkeeper who knew how to use his defenders. Not only that: he also cheered up the team. Many interviews talk about his pep talks at the locker rooms. But, as it was noticeable, every time he grabbed the ball there was a sense of safety, for the players as well as the team. Forever strong despite his build.

1. He changed my idea of the perfect man. Forever smitten with rockstars, I always went for the dangerous type. Ed changed that idea. He showed me that I could find a sweet, caring family man with the looks. Dedicated to his job, but also dedicated to his lovely wife and children, always showing them his love... that's what I want to find in a man now. A man who will drive me crazy because of his sexiness but that will love me too. I guess I shall blame him if I don't find him, but I know that if I do, a man like him will be the man for my life.

So, thank you, Edwin. You were more than just a goalkeeper. I'll always love you.


(Y el primer OGT que diga algo a favor de otro portero, como Iker Casillas, va a morir muy, muy feo, tipo narcoejecución)