Friday, January 01, 2016

Book review 2015

¡Y aquí estoy con mis lecturas del año! La verdad me hubiera gustado leer mucho más, pero de nuevo regresé a leer ensayos para el PhD... y ahorita van a ver, porque de nuevo tuve una novela que me dejó el cerebro seco al menos unos tres meses. Quién me manda a iniciar con libros tan intensos. Pero en fin... vamos con las lecturas.

James Joyce, Portrait of the Artist as a Young Man. ¿ALGUIEN ME PUEDE EXPLICAR QUÉ $&#$! ESTABA PENSANDO JOYCE CON EL SERMÓN DEL PADRE ARNALL? Digo, sí me gustó el libro, aunque me dejó con la idea de que Stephen y yo somos bien pinches mamones e intensitos e intolerantes--pero qué chulo es ese maldito libro. La verdad. Lo terminé como se debía: arrinconada en un casino, llorando sin parar.

Guillermo Cabrera Infante, Tres Tristes Tigres. Voy a tener que volver a Londres, encontrar la tumba de este cabrón, y escupirle, y patearla, y brincar sobre ella, y luego llorar de envidia y de agradecimiento. ESE CABRÓN CULERO ESCRIBIÓ LA NOVELA QUE YO HUBIERA QUERIDO ESCRIBIR. Me fascinó sobremanera, aunque he de decir: es una novela tremendamente complicada. Los cambios de narrador, de historia contada, los puntos de vista, las inflexiones cubanas, los juegos de palabras, las incógnitas sin resolver y los chistes mamones/intelectuales (hubo un momento en el que me sentí como en una reunión de gente de mi carrera: llena de chistes y juegos de palabras para un nicho literato) de pronto me dejaban clavada en un capítulo por días. Me tardé fácil tres meses en leerla (no me enorgullezco, pero es que... ES QUE. TAMBIÉN HABÍA MOMENTOS TAN MARAVILLOSOS QUE DE NUEVO REPETÍA PÁGINAS Y PÁGINAS) pero valió la pena y definitivamente queda como una de mis novelas favoritas evah. A Guillermo Cabrera lo exiliaron de la Cuba de Fidel por esto. El antirrevolucionario como más revolucionario que los demás. El que se fue a morir al imperio. GUILLERMO CABRERA, DÉJAME BESAR TU LÁPIDA.

Daniel Krauze, Fallas de origen. Esta más bien sería "el wey que escribió el argumento que yo quería escribir." La tomé porque había empezado con El nombre de la rosa, pero ya tras Joyce y Cabrera Infante tenía el cerebro hecho coladera (además que varias escenas me recordaban a mi alemán y me daban un no sé qué) y esta lectura definitivamente fue mucho más ligera. Digamos que digna ganadora del premio Sanborns porque sí, se lee rápido, como lectura de café. No voy a decir que no me gustó; si bien la verdad varias veces se me figuraba a Less than Zero versión light y las descripciones sobre las cogidas del personaje principal me desesperaban porque NO ERES TAN GUAPO, MÉNDIGO GÜERO Y YA SABEMOS QUE LAS QUE NAVEGAN CON BANDERA DE SANTAS SON BIEN... y luego pensaba que eso yo lo podría haber escrito mejor, la parte final sí me hizo llorar. Definitivamente el final está hecho con toda la mano y eso es el gran acierto.

Ángel Valenzuela, Luces del norte. Mi primera novela de Novelistik. Me la recomendaron por Twitter, así que hice un lado a Hemingway. No, no es pecado. The Sun Also Rises de Hemingway me la había recomendado mi jefe-crush y tenía tantas partes que me recordaban a él y a mí misma que decidí hacer la novela a un lado por mi estabilidad mental... y tampoco encontré estabilidad aquí.
Antes de seguir con eso, sí, seguramente en Novelistik no encontrarán al próximo premio Nobel, pero esta novela corta tiene dos cosas: erotismo y sinceridad. No pude sino rendirme y llorar, al encontrar en esta novela tanto, tanto, que me recordaba a Nueva York, que me recordaba a ella, a quien amé desesperadamente... http://circlingsky.blogspot.mx/2014/07/the-new-york-trilogy-part-15-all-my.html  no sólo por lo que vivimos, sino por las fanfiction gay que llegamos a escribir. La novela despertó, en mí, recuerdos enterrados, y si bien la conclusión se me hizo demasiado rápida, demasiado prolija, demasiado sencillo olvidar a alguien... el viaje es algo que me quedo, siempre.

Roddy Doyle, The Commitments. Porque empezó la fiebre del PhD (y tuve que volver a leer ensayos y escribir artículos). Divertidísima. Me la acabé en dos sentadas; lo malo fue leer los ensayos para hacer el propio. Guía práctica de cómo formar una banda sin morir en el intento, SWEET JAYSIS!

Mayra Carrera, Toque de queda. Otra caída en Novelistik porque la autora es mi amiga en Twitter. Una vez más, tampoco es la gran obra literaria... PERO PEGÓ COMO TENÍA QUE PEGAR, DOLIÓ COMO TENÍA QUE DOLER. Y subrayé casi párrafos enteros. Historia de guerra que si le echaran más detalles podría ser hasta película. Historia de un amor que se quedó en Europa... "y supe que le dejaba mi vida, mi vida entera." Entre kleenex y kleenex, despertó de nuevo mis ganas de cometer otra locura, una última locura.

Paul McVeigh, The Good Son. Prácticamente, mi amigo Seán me hookupeó intelectualmente con este cuate por Facebook y pues por no quedar mal pedí su libro. Y NO ME ARREPIENTO. CHINGONERÍA DE NOVELA DEBUT. Un delicado balance entre los problemas políticos irlandeses, familias de clase baja luchando por sobrevivir, violencia intrafamiliar, gente asquerosa y abusiva y hasta sexualidad dudosa, todo visto por un niño de diez años. Si nomás no la tengo acá a la mano es porque se la presté a mi jefe-crush... PERO YO SÍ ME ANDABA IDENTIFICANDO CON LAS CUITAS INTERNAS DEL PERSONAJE PRINCIPAL.

Y pues ahorita estoy leyendo The Master de Colm Toibin que me la prestó mi jefe-crush en intercambio por la novela de McVeigh, y pues obvio entre tanta fiesta y cena y reunión no leo nada.. pero cuando tengo tiempo... también me voy super lento porque Toibin es un chingón escribiendo y hay páginas que no solamente se deben leer, sino saborear. Y porque creo que esa novela dice mucho de la psicología de mi jefe-crush. En fin. A ver si este año los ensayos no sepultan lo que debo leer, a ver si resucito a Hemingway y a Eco... a ver qué tal.


No comments: